La policía acusa a libreros hongkoneses de vender libros ilegales en China

Las autoridades argumentan que uno de los cinco libreros, Gui Minhai, con pasaporte sueco y uno de los dueños de la editorial Mighty Current, ordenó a sus socios -Liu Por, gerente de la empresa, su asistente, Cheung Ji-ping, y Lam Wing-kei, gerente de la librería Causeway Bay Books- que enviaran 4.000 ejemplares no autorizados a 380 compradores en territorio chino desde octubre de 2014.

El informe precisa que tres de los libreros retenidos -Lam, Cheung y Lui- podrían ser puestos en libertad bajo fianza “pronto”, gracias a la “buena actitud” mostrada y a la espera de juicio.

Causeway Bay Books es propiedad de Mighty Current, y ambas tienen su sede en la región de Hong Kong, donde la ciudadanía disfruta de mayores derechos que en China, como libertad de prensa.

Las firmas se han especializado en libros que recogen sórdidos detalles del gobernante Partido Comunista y sus líderes, así como batallas internas por el poder, de menor o mayor credibilidad, y han resultado ser muy populares.

El informe, que fue difundido por un periódico digital chino, señala que, a las órdenes de Gui, supuestamente Lam, Lui y Cheung vendieron libros a lectores en 28 ciudades o provincias del continente.

Sabiendo de antemano que los libros no habían sido aprobados por las autoridades de Pekín, al parecer los libreros modificaron sus cubiertas y los enviaron por correo postal para evitar las aduanas, indica el documento.

Los libreros abrieron una cuenta bancaria en el suelo chino para recibir los pagos, dice el informe, que no habla de Lee Po, el otro propietario de Mighty Current que cuenta con pasaporte británico y que también está retenido por las autoridades chinas tras desaparecer en extrañas circunstancias el año pasado.

La policía indica que Lam, Lui y Cheung, fueron detenidos en dos ciudades cercanas a Hong Kong, Shenzhen y Dongguan, el 17 y 24 de octubre, y que todos han admitido su culpabilidad.

En sus supuestas confesiones, los tres libreros apuntan a Gui como cerebro de las operaciones, y Lam aseguró que el contenido de los libros era falso.

El domingo por la noche, los cuatro libreros aparecieron en un reportaje de la cadena de televisión Phoenix TV, con sede en Hong Kong, admitiendo haber vendido libros no autorizados a través de internet y ofreciendo detalles de sus supuestos delitos.

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter