50 años de Alianza Editorial: un debate europeo

Una editorial no llega al medio siglo de vida habitualmente, así la ocasión merecía una celebración especial. Alianza Editorial cumple 50 años al servicio del libro y de la cultura y quiso celebrarlo ayer, 30 de mayo, con un coloquio, pero con un coloquio con amigos, con representantes de las grandes editoriales europeas, referentes en la transmisión de la cultura. Petra Hardt, directora internacional de derechos de Editorial Suhrkamp; Giuseppe Laterza, presidente de Editorial Laterza; Anne-Solange Noble, directora internacional de derechos de Editorial Gallimard; Valeria Ciompi, directora editorial de Alianza Editorial, y Basilio Baltasar, escritor, editor y periodista, que ejerció como moderador, conformaron un interesantísimo debate sobre la realidad actual del mundo de la edición.

Como indica la propia Alianza Editorial, «al hablar de editoriales, las distinciones parecen centrarse entre grandes, medianas y pequeñas; independientes o pertenecientes a un grupo, cuando una de las diferencias más profundas entre una forma de editar y otra es el catálogo; es tener o no tener un fondo editorial; es llevar o no a cabo una política de autores no sólo basada en la rentabilidad inmediata». Y fue precisamente este último aspecto, el de la apuesta por la cultura o por la rentabilidad inmediata, lo que finalmente marco la gran parte del debate. Gallimard puso como ejemplo su consejo editorial de su apartado de narrativa en francés, del que no formaban parte ningún técnico comercial, de marketing, prensa, etc., es decir, que solo funcionaba con criterios literarios. Obviamente, dejaron claro, esto es una excepción en el mercado actual, muy dependiente de las directrices comerciales o de resultados de ventas.

Por otro lado, se analizó el concepto de cultura actual. Mientras que la representante francesa y alemana apostaron por la defensa de la cultura elevada frece a la cultura del espectáculo actual, el editor italiano no vio que fueran conceptos enfrentados. Eso sí, ambos puntos de vista incidieron en el estado actual de la cultura, en el que el porcentaje de lectores sigue siendo preocupantemente bajo. De hecho, afirmó este, ese porcentaje de no lectores es una gran oportunidad para los editores de lograr crecer. El hecho de que no se consiga será culpa de los editores por no ofrecer historias que logren convencerles para abrir un libro.

Otro aspecto en el que se incidió fue en la necesidad de seguir favoreciendo los intercambios y las traducciones en Europa, como instrumento de transmisión de la cultura, en la línea de lo que Alianza Editorial lleva haciendo desde hace medio siglo. Incluso se escucharon voces pidiendo ayudas públicas para esas traducciones, para crear una especie de mercado común editorial en Europa.

En definitiva, un apasionante debate para una editorial embarcada en un viaje apasionante desde hace ya 50 años.  

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter