Streaming literario: los libros buscan su propio Netflix

Tras haber cautivado a cinéfilos y melómanos, el streaming también quiere seducir a un público exigente y muchas veces conservador: el de los lectores.

Para ganar su lugar entre los anaqueles digitales procura replicar algunas de las ventajas que el sistema ya ofrece a los que consumen películas, series y música con esta modalidad. Entre ellas, por ejemplo la omnipresencia de los contenidos: acceder a un e-book vía streaming admite la lectura desde cualquier dispositivo conectado a Internet, lo que no ocurre cuando se realiza una descarga.

La ubicuidad no es la única ventaja. David Sánchez, uno de los fundadores de 24Symbols, una editorial española que nació a comienzos de esta década con el ánimo de llevar este modelo de negocio a los libros, dice que el gran encanto del streaming reside en que "hay un porcentaje de lectores que prefiere tener controlado su gasto mensual en lectura y unificar la decisión de compra en una cuota pequeña y constante".

Seguir leyendo en La Nación.

Etiquetas:

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter