El hombre delos cien mil libros

El silencio se interrumpe por algún crujido de maderas, por el choque de un libro contra otro, por unos pasos que intentan esquivar el ruido de los propios tacos, pero fracasan. Una librería de viejo es una intriga y su librero el dueño de los secretos. En la librería El Galeón de Montevideo, el mago del laberinto se llama Roberto Cataldo y hace cincuenta años que hace lo mismo, develar y vender libros.

Muy joven, en 1960, Cataldo trabajó en la librería Linardi y Risso, el faro de los bibliófilos rioplatenses, hasta que cerca de cumplir los 25 años, en 1973, decidió abrir su propia librería de antiguo con unos pesos que le pagó el propio Linardi a modo de una singular indemnización.

Se instaló en la calle Juan Carlos Gómez durante varias décadas, después puso un local en Punta del Este mientras tenía su librería montevideana y hace un tiempo se mudó a un viejo cine de varieté, reciclado en librería de anticuario, en Plaza Independencia 1382, en los alrededores de la Ciudad Vieja. En Montevideo, la capital federal menos poblada de Sudamérica, hay abiertas unas cien librerías.

Cataldo dice que en los años setenta había más de veinte bibliófilos expertos sólo en su ciudad, pero que ahora no llegan a diez en todo el país.

Seguir leyendo en La Capital.

Etiquetas: , ,

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter