De Córdoba al mundo: la editorial que fue a la conquista de otros mercados

La Editorial Universitaria de Villa María (Eduvim) cumple ocho años en junio. En ese tiempo, desarrolló un catálogo de 245 títulos, con ensayos académicos, manuales de cátedra, libros de divulgación, así como también clásicos de la literatura y el pensamiento argentinos, ficción contemporánea de autores nacionales y extranjeros, teatro europeo editado en libros bilingües, audiolibros, songbooks y poesía clásica traducida por nombres como los de Rodolfo Alonso y Raúl Gustavo Aguirre. Además, la editorial situada en el corazón de la pampa sojera tiene un área de producción propia de libros digitales que comercializa en 14 plataformas. Eduvim no desaprovechó los aportes que el Estado nacional hizo al sector editorial en años recientes. "Somos una de las pocas editoriales que poseen un catálogo 1 a 1 entre los formatos en papel y digital", dice Carlos Gazzera, director editorial de Eduvim.

Desde 2009, al año de haber lanzado el sello, Eduvim comenzó a participar en ferias internacionales del libro como las de Santiago de Chile, Fráncfort, Guadalajara, Pekín, Miami, Lima y Costa Rica. Además de comprar, allí vendieron derechos de libros made in Villa María, como Chicos que vuelven, de Mariana Enríquez, recientemente traducido al sueco, y La moza, de Sergio Gaiteri, traducido al italiano. "Siempre pensamos que la edición de una universidad como la nuestra, del interior del interior, debía pensarse como una edición «universal», con parámetros internacionales de calidad", dice Gazzera. Para ello implementaron un área de derechos de ventas y un centro de inteligencia comercial destinados al comercio exterior. "Ahora vendemos derechos y compramos derechos, y vendemos libros físicos y digitales en el exterior. Medimos así nuestros resultados: participamos en seis ferias del libro de Fráncfort y hemos vendido a otras lenguas 15 libros, algo así como casi tres títulos por feria, y en cuatro ferias de Guadalajara. No sé realmente cuántos editores tienen ese porcentaje", dice con orgullo. Buena señal para un sello con menos de una década de vida. "Tenemos libros vendidos al sueco, al árabe, al italiano, al francés, al inglés, al alemán, al portugués y al danés", dice Gazzera. Libros de Enríquez, de Leandro Ávalos Blacha, de Horacio Convertini, de María Teresa Andruetto e incluso la correspondencia entre Alejandra Pizarnik y León Ostrov circulan por el mundo gracias a Eduvim.

Seguir leyendo el artículo en La Nación.

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter