Librerías en crisis: ¿qué leen los mendocinos?

Adán Buenosayres, una de las míticas librerías de la calle Corrientes de Buenos Aires, deberá cerrar sus puertas a causa del ajuste y de la crisis que atraviesa el país. En Mendoza, la situación de los libreros no dista de esa realidad y buscan con promociones atraer a clientes.

Hace diez años atrás, caminar por la calle San Juan significaba recorrer locales abarrotados de libros nuevos y usados. Hoy, muy pocas librerías sobreviven y deben competir con dos grandes cadenas. Otros, instalaron puestos de libros usados en la Alameda para seguir de algún modo con el negocio.

Pero el panorama no parece alentador para ninguno, con un aumento de los libros del más del 200%. A pesar que desde enero el Gobierno de Mauricio Macri eliminó las restricciones que impedía el ingreso de libros impresos en el exterior, las ventas de estos artículos tampoco se incrementaron.

"No hemos notado el impacto de la apertura a la importación de libros", aseguró Álvaro Calderón, de García Santos, librería con una trayectoria de 76 años. Quien confirmó que las ventas han disminuido considerablemente desde mediados del 2015.

Las "novedades" no bajan de los $280 y han aumentado progresivamente en el último tiempo. Por ejemplo, un título de Stephen King que costaba $399, hoy se consigue a $500. Con suerte y recorriendo, se pueden acceder a las promociones de tres libros por $200 o saldos de editoriales desde $40 a $100. 

Seguir leyendo en El Sol.

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter