Tradición y tendencias en la 26ª Feria del Libro Infantil y Juvenil

La 26ª Feria del Libro Infantil y Juvenil se realizará del 11 al 31 de julio, por primera vez en el Centro Cultural Néstor Kirchner (CCK) y por tercer año consecutivo en Tecnópolis, con los ya clásicos talleres artísticos, obras teatrales, musicales y cuentacuentos, la oferta de más de un centenar de sellos, jornadas booktubers y venta de libros a mitad de precio para bibliotecas populares.
Como ya es costumbre desde hace dos años, cuando cerró la tradicional sede de Figueroa Alcorta y Pueyrredón para su acondicionamiento, y la feria se desdobló en Tecnópolis y Dorrego (y en Tecnópolis y Polo Circo después), este año comenzará también en diferido: a partir del lunes 11 en la sede porteña de Sarmiento 151, y desde del sábado 16 en el predio bonaerense de Villa Martelli.
"Creemos que hay una mancha urbana que se extiende desde Campana a La Plata y de Buenos Aires a Moreno, un público numeroso que es necesario salir a buscar, al que se le hace más sencillo acceder a la Feria del Libro fuera del corazón porteño", explicó a Télam Oche Califa, director de la Fundación El Libro.
La feria funcionará como un entramado que sumará sus actividades, siempre gratuitas, a las ya organizadas por esos y otros espacios en el marco de las vacaciones de invierno durante la tercera y cuarta semana del mes.
En Tecnópolis, la Feria ocupará la enorme nave interior por la que se ingresa al microestadio, a la altura de avenida General Paz entre Balbín y Constituyentes.
En tanto que en el CCK tomará dos salas del primer piso y otra del sexto con la presencia de narradores y espectáculos continuados; mientras que en la sala Bibliomate del tercero, donde funciona el área infantil, habrá lecturas para toda la familia, pero especialmente para los más chicos, cuyas madres contarán con un espacio para la lactancia.

Seguir leyendo en El Patagónico.

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter