Valdemar, 30 años dando miedo

Hace treinta años, sin trabajo ni perspectivas de tenerlo, ¿qué podían hacer un grupo de bibliófilos empedernidos que leían libros incluso mientras se duchaban? La respuesta es evidente: una editorial. ¿Importa mucho fracasar cuando no tienes otra cosa que hacer? Obviamente, no. Y así -a trompicones, con descartes y buena dosis de nihilismo- nació la mítica colección Valdemar. “En realidad, no dejamos de hacer nada interesante para hacer esto; así que el desastre de los primeros años no nos afectó demasiado”, sostiene Juan Luis González Caballero, uno de los editores. En aquellos conseguían publicar poco más de un libro al mes. Eran libros-bala. Como en una ruleta rusa, se lo jugaban todo con una única posibilidad. Si el libro salía bala… ¡pum!

Lo cierto es que mucho antes de la fiebre de la serie True Detective, hubo unos editores que decidieron apostar por el horror cósmico de Lovecraft y por un libro que ahora todo el mundo parece conocer pero muy pocos han leído: El Rey de Amarillo, de Robert W. Chambers. Este volumen de relatos sobrenaturales que inspira a la trama protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson, fue publicado por Valdemar en 2011, es decir, tres años antes de la emisión del primer episodio de la serie. “Yo quiero defender la publicación de los libros que no se venden, los raros, decadentes y malditos. Estos libros ocupan un lugar muy especial en el catálogo de Valdemar para estudiosos e investigadores del género, por ejemplo”, explica el escritor Jesús Palacios, muy vinculado a la editorial desde sus inicios.El Rey de Amarillo, sin ir más lejos, podría haber formado parte de este club selecto de libros invisibles que tan poco dinero factura pero tanto prestigio dan.

Seguir leyendo el artículo en El País

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter