Por qué la literatura infantil es el sector más creativo (y vendedor) del mercado editorial

Carola Martínez Arroyo, especialista en LIJ a cargo de la librería virtual Donde Viven los Libros y autora de Matilde (Norma), atribuye el crecimiento del sector a una expansión editorial, producto de las compras para bibliotecas y escuelas: “Esto coloca a los niños y los jóvenes en un lugar de sujeto y objetivo de consumo. Y hay editoriales que están haciendo cosas nuevas, ampliando la mirada, que aportan álbumes o proyectos que logran dar una vuelta de tuerca a lo conocido. Lo novedoso entonces es que el segmento de literatura infantil y juvenil por fin empieza a ocupar el lugar que siempre debió tener”.Reinstalada en un lugar central y con buena salud, la literatura infantil y juvenil puede darse algunos lujos. Como agregar una sede más, en el Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, de La Plata, a su Feria del Libro Infantil (que allí y en el Centro Cultural Kirchner se inaugurará mañana; en Tecnópolis lo hará el jueves próximo). Además, hay festivales especializados en LIJ en distintos puntos del país y ya se anuncia el próximo Filbita, entre el 3 y 5 de agosto, en General Villegas. También, desde hace varias décadas, el sector cuenta con su propia asociación (Alija, vinculada a la Asociación IBBY Internacional) y sus propios premios nacionales e internacionales. Aunque también se ganó un rubro especial entre otros galardones, como el que otorga la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) al libro mejor editado, que acaba de obtener el libro Mi pequeño, de Germán Zullo y Albertine, editado por Limonero, una editorial de las nuevas.

Seguir leyendo aquí.

Fuente: Diario de Cultura

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter