Pasear y escribir: Rodrigo Morlesin

¡Cuántas veces habrá contado Rodrigo Morlesin que la historia de su ópera prima, Elvis nunca se equivoca,  nació mientras paseaba con el ilustrador Satoshi Kitamura en el barrio de Coyoacán de la Ciudad de México; Rodrigo, con ese gesto suyo tan generoso le obsequiaba a Satoshi la idea de un libro de cuarenta y tantas páginas para que se hiciera con ella y la ilustrara. Satoshi lo escuchó y al final lo puso en el mejor predicamento de su vida: escribir la historia por sí mismo y de anzuelo la promesa de una colaboración. Y ahí comenzó el andar pata de perro de un personaje de la literatura infantil que se antoja para convertirse en un clásico. Otros encuentros afortunados siguieron a aquel paseo y concluyeron en la materialización de un libro sobrio, bello, dulce y conmovedor bajo el sello de Tusquets en su colección Andanzas. La expresividad del trabajo de Satoshi Kitamura en equilibrio con la economía de líneas hacen de sus ilustraciones inconfundibles y francamente memorables. Además, en este hacer del libro, el propio Morlesin añadió sus talentos como diseñador editorial, una paleta de color elegida como guiño a la propia visión perruna (que según se sabe es el cian un color percibido por los perros), los acentos tipográficos en el mismo color que dan ritmo, fluidez y emoción al libro en un conjunto que reúne todos estos elementos de una forma francamente afortunada. Enhorabuena a esta mancuerna creativa y gratitud lectora por la experiencia. Que vengan otras obras de la pluma de Rodrigo y que sigan las complicidades del libro.

 

 

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter