El día que despierto en el asfalto y veo a Norman Foster por Paola Paula

El fantasma de la distopia urbana  va a mi encuentro como un gigante tonto y solitario.  En algunos parques y plazas en las ciudades donde coincide que la vulnerabilidad social es alta y la participación ciudadana débil, absurdas estructuras emergen gracias a la capacidad de naturalización en el paisaje. Por suerte o no, algunas han  re-escrito su función, son el lienzo permanente  de cierta literatura urbana, graffitis y nuevos msm espaciales. En el parque Pradolongo de Madrid, uno de los destinos por recuperar para Imagina Madrid y otros dispositivos oficiales, advertimos que la necesidad de intervenir el mobiliario de cemento es una opción prioritaria que aporte un sentido estético y sólidamente participativo. Porque un parque  vivo  necesita fortalecer las áreas en común y el uso del entorno con una utilidad funcional, amable que inspire  y acerque. Un parque como un sueño comunitario de sensibilidad social, es  una promesa verde de equidad e inclusión para la ciudadanía, posible para todos y todas. Donde sus estructuras no nos remitan  a restos de cemento, propuestas incompletas , ejecutadas y dejadas al abandono. Así, en los espacios de la evocación proyecto otros parques que he transitado en mi vida, algunos de ellos se encuentran en Lima mi ciudad natal y su situación es desconcertante en zonas marcadas por las irracionales variables de violencia socio-económica.

Utopías comunes para las ciudadanías del mundo que nos invitan a perspectivas posibles y capacidades transformadores. Imagino hacer realidad en la gestión del espacio de algunas ciudades, los futuros comunes planteados por Norman Foster que buscan prefigurar el horizonte, recuperando la memoria arraigada en las demandas del presente con intentos por eliminar las barreras físicas, sociales, económicas, en la arquitectura del paisaje físico y mental  de los  territorios también  compartidos por el espíritu de los sueños y anhelos.

 

Todavía no hay comentarios ¿Quieres poner el primero?

Deja un comentario

FacebookGoogle PlusInstagramTwitter